HILARIO ASCASUBI SANTOS VEGA PDF

Rasgos dramticos de la vida del gaucho en las campaas y praderas de la Repblica Argentina Pars, Imprenta Paul Dupont, Jorge Atucha: A Vd. Pars, 2 de agosto AL LECTOR Pars no es para todos los hombres el paraso de la tierra; no lo creis as, aun cuando lo repitan sin cansarse aquellos que en Pars han vivido y saboreado los encantos de una vida activa, donde los placeres del espritu disputan las horas, que aqu son cortas, a los placeres del sensualismo que trasmite y absorbe las impresiones del ser humano. No; el paraso de cada hombre est en la tierra natal; y si ella le falta, y si ella est lejos, ese paraso lo encuentra en los recuerdos de esta tierra querida y tan slo en aquellas horas de profunda reconcentracin en que el espritu viaja, atraviesa los mares, recuenta los tiempos, los hombres y las cosas, y por el sentimiento del amor ms puro vive en una idealidad que no es dable describir; pero que es siente, que existe para cada hombre, y que slo puede nacer del amor a la tierra patria.

Author:Zulushicage Kimuro
Country:Bolivia
Language:English (Spanish)
Genre:Love
Published (Last):5 March 2010
Pages:332
PDF File Size:13.38 Mb
ePub File Size:3.10 Mb
ISBN:437-2-47430-879-8
Downloads:49312
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Teramar



Rasgos dramticos de la vida del gaucho en las campaas y praderas de la Repblica Argentina Pars, Imprenta Paul Dupont, Jorge Atucha: A Vd. Pars, 2 de agosto AL LECTOR Pars no es para todos los hombres el paraso de la tierra; no lo creis as, aun cuando lo repitan sin cansarse aquellos que en Pars han vivido y saboreado los encantos de una vida activa, donde los placeres del espritu disputan las horas, que aqu son cortas, a los placeres del sensualismo que trasmite y absorbe las impresiones del ser humano.

No; el paraso de cada hombre est en la tierra natal; y si ella le falta, y si ella est lejos, ese paraso lo encuentra en los recuerdos de esta tierra querida y tan slo en aquellas horas de profunda reconcentracin en que el espritu viaja, atraviesa los mares, recuenta los tiempos, los hombres y las cosas, y por el sentimiento del amor ms puro vive en una idealidad que no es dable describir; pero que es siente, que existe para cada hombre, y que slo puede nacer del amor a la tierra patria.

Yo he sentido esas horas. Este libro que para muchos ser slo el eco de los cantos del Gaucho, y que para otros ser una violacin de las reglas literarias de su lenguaje, y que para no pocos, lo espero, ser el pasatiempo de horas montonas, este libro ha crecido y se ha formado en esas horas de sublime reconcentracin que el espritu no halla en Pars; si es que Pars es el sinnimo del paraso; pero que las encuentra en el recuerdo de todo lo que significa esa bella palabra: la Patria.

Viejo ya, fatigado mi espritu por golpes morales, llevado a pesar mo hacia una vida cuasi sedentaria, tal vez no hubiera resistido a la pesadumbre, si no hubiera sentido reanimarme mi vejez al deseo de completar en el ltimo tercio de mi vida, una obra comenzada hace veinte aos, y que ha sido desde entonces como el lazo de unin de todos mis recuerdos.

Es que la vejez, al consagrarme a ella, senta tambin como si el aire de mi juventud y de mis bellos das se infiltraran en mi ser para alimentarle? Santos Vega o los Mellizos de la Flor; que tal es el nombre que le he dado al libro, que forma el primer volumen de mis obras, fue comenzado en el ao de , no habiendo en aquella poca de vicisitudes, tenido tiempo para hacer otra cosa que las dos entregas publicadas en , las que constaban slo de diez cuadros con mil ochenta versos, mientras que hoy el volumen o sea el poema entero consta de sesenta y cinco cuadros y ms de trece mil versos.

Entonces, a pesar de los muy honorables y lisonjeros artculos con que fueron aplaudidas mis composiciones por jueces muy competentes, cuyos juicios crticos se hallan en el prlogo de este volumen, entonces, repito, no me envanec ni pens que mis pobres producciones merecieran todos esos elogios.

Mis versos nacen de mi espritu, cuyo consorcio ha sido siempre la naturaleza de esas pampas sin fin, la ndole de sus habitantes, sus paisajes especiales que se han fotografiado en mi mente por la observacin que me domina.

Mi ideal y mi tipo favorito es el gaucho, ms o menos como fue antes de perder mucho de su faz primitiva por el contacto con las ciudades y tal cual hoy se encuentra en algunos rincones de nuestro pas argentino. Ese tipo es ms desconocido actualmente de lo que en generalidad puede creerse, pues no considero que sean muchos los hombres que han podido establecer comparacin sobre cunto ha cambiado el carcter del habitante de nuestra campaa, por su incesante participacin en las guerras civiles, y por la constante invasin en sus moradas de los hbitos y tendencias de la vida peculiar de las ciudades.

El canevas o red de los Mellizos de la Flor, es un tema favorito de los gauchos argentinos, es la historia de un malevo capaz de cometer todos los crmenes, y que dio mucho que hacer a la justicia. Al referir sus hechos y su vida criminal por medio del payador Santos Vega, especie de mito de los paisanos que tambin he querido consagrar, se une felizmente la oportunidad de bosquejar la vida ntima de la Estancia y de sus habitantes y describir tambin las costumbres ms peculiares a la campaa, con alguno que otro rasgo de la vida de la ciudad.

En esta mi historia, poema o cuento, como se le quiera llamar, los indios tienen ms de una vez una parte prominente, porque, a mi juicio, no retratara al habitante legtimo de las campaas y praderas argentinas el que olvidara al primer enemigo y constante zozobra del gaucho. Por ltimo, como creo no equivocarme al pensar que es difcil hallar ndole mejor que la de los paisanos de nuestra campaa, he buscado siempre el hacer resaltar, junto a las malas cualidades y tendencias del malevo, las buenas condiciones que adornan por lo general al carcter del gaucho.

No tengo pretensiones de ningn gnero al presentar este libro. Amo a mis versos como se ama a los hijos que consuelan en las horas de pesar; y si de joven, cuando los publiqu como arma de guerra contra los opresores de la Patria, pude tener la vanidad de creer que fueron de alguna utilidad a ese objeto, hoy que marcho al ocaso de mis das, los miro slo como el conjunto de mis recuerdos juveniles y queridos; y, aunque me cuesta decirlo, al imprimirlos coleccionados, busco tambin en ellos, un solaz a mi espritu contristado.

Preceden a estas mis advertencias, puestos por el editor de mis obras, los honrosos artculos que a mis versos les han consagrado personas muy ilustradas en las letras, cuyos elogios me enaltecen demasiado. Esos apreciables juicios constituyen mi nica vanidad y constituirn siempre, es mi creencia, el mejor legado de lo que llamo yo mi vida literaria. Hilario Ascasubi.

ACI 318-92 PDF

Visor de obras.

Pars, 2 de agosto de Esas poesas son ms bien la poesa si la gramtica lo permite de todo un pueblo, el pueblo argentino, pero no el que se asila en las ciudades y remeda los usos y costumbres de la Europa, sino del que habita las campaas y deja volar independiente su imaginacin, ya al hacer surcos con el arado en una tierra virgen, o ya apacentando los rebaos bravos montado en potros indmitos. La originalidad del teatro, de los hbitos y de los tipos que constituyen el movimiento dramtico de la obra, ha aconsejado al autor el poner al pie de cada pgina las notas que explican el sentido tcnico, por decirlo as, de cada una de las voces de los gauchos algo civilizados ya, como presuma [VI] serlo Santos Vega, el recitador en este poema. El uso de este lenguaje, ajeno en muchas voces y modismos al idioma de la literatura espaola, es indispensable y requerido para revelar los secretos y los hbitos de la vida de las campaas argentinas, que el autor se ha propuesto sacar al conocimiento y examen de la crtica; porque en los pueblos, lo mismo que en los individuos, el estilo, el lenguaje, los modismos, son la parte ms profunda, ms homognea, ms explicativa de su ser. Los inconvenientes que esta circunstancia puede ofrecer a los que no estn familiarizados con esos modismos del lenguaje del gaucho sern salvados por las notas que hallarn en cada pgina de la obra, las que contendrn la acepcin analtica y prctica de todas las palabras que vayan en bastardilla en el cuerpo del poema; y aun de todas las que sean ajenas al diccionario espaol. El gaucho es conocido nada ms que de nombre, o por relaciones imperfectas.

TOMAS ELOY MARTINEZ SANTA EVITA PDF

Santos Vega

.

GARDEN OF THE PLANTMASTER PDF

santos vega hilario ascasubi

.

Related Articles